El Bruxismo es una de las alteraciones del sueño más frecuentes y en los últimos meses su incidencia se ha visto incrementada como consecuencia de la pandemia de la COVID-19. El miedo, la ansiedad y el estrés derivados de esta situación ha generado un incremento de casos en las consultas dentales de nuestro país, según el Consejo General de Dentistas. Se estima que afecta ya al 70% de la población y aunque todavía no se han determinado con claridad sus causas se sabe que es una de las consecuencias más claras del estrés, aunque también hay otros factores a tener en cuenta: maloclusiones, asimetrías esqueléticas, artritis o trastornos degenerativos e inflamatorios de las articulaciones temporomandibulares. Uno de los mayores problemas de este trastorno son las fisuras dentales o las fisuras en las restauraciones. De manera que, ¿cómo deben ser las prótesis  fijas en pacientes con Bruxismo?

Lo primero que debemos tener claro es que este trastorno supone un desafío para cualquier tratamiento odontológico, sea simple o complejo, por lo que puede acarrear algunas complicaciones que el paciente debe conocer. Entre ellas, una mayor duración del tratamiento.

Los signos clínicos del Bruxismo

Dependiendo de cada caso, los signos clínicos del Bruxismo varían en función de la gravedad del trastorno, aunque los más frecuentes son:

  • Desgaste dentario no específico.
  • Fisuras dentales o en las restauraciones.
  • Hipertrofia temporal.
  • Ensanchamiento del espacio periodontal.
  • Movilidad dentaria sin presencia de una enfermedad periodontal.
  • Úlceras en aquellos pacientes con prótesis removibles.

Las prótesis fijas en pacientes con Bruxismo

Las fisuras en las restauraciones de pacientes con Bruxismo son muy frecuentes. El problema es que los materiales cerámicos suelen ser bastante frágiles para estos casos, especialmente si se utilizan como materiales adhesivos. Por ello, se recomienda utilizar restauraciones monolíticas. En muchos casos se recurre a coronas completamente metálicas o a cerámicas de disilicato de litio. Sin embargo, las coronas metálicas suponen un impedimento para las expectativas estéticas de los pacientes. Entonces, ¿cómo deber ser las prótesis fijas en los pacientes con bruxismo?

Por eso, el Zirconio Sólido de BruxZir se presenta como la mejor para las restauraciones dentales en pacientes con Bruxismo. Se puede emplear para coronas convencionales, puentes, coronas atornilladas sobre implante, incrustaciones, onlays con o sin recubrimiento de porcelana… Este material representa una alternativa duradera mucho más estética que las prótesis oclusales metálicas o restauraciones de oro fundido. Incluso con mínimos espacios oclusales, la penetración completa del color en toda su restauración garantiza una total consistencia de este y previene cualquier cambio sombra del mismo después de un ajuste oclusal.

Y además su alta resistencia, lo convierten en la mejor opción para pacientes con bruxismo que han roto dientes naturales o sus restauraciones previas de metal-porcelana. Así se ha comprobado con el test Hammer y tras más de 14 millones de restauraciones.

Asimismo, no exige una gran preparación para la restauración. Es una preparación conservadora como la de una corona metálica, por lo que cualquier preparación con una reducción de al menos 0,5 mm de espacio oclusal será aceptada. Es decir, se requiere un mínimo de 0,5 mm de reducción oclusal; 1mm es aceptable.

En Laboratorio Dental Astur representamos en exclusiva los productos, como el Zirconio Sólido de BruxZir, y servicios de los laboratorios Glidewell, que llevan décadas siendo líderes mundiales tanto en volumen de facturación como por su marcado carácter innovador. Si quieres saber más acerca de este producto, el mejor zirconio monolítico del mercado, ¡consúltanos!